domingo, 5 de febrero de 2012

Amor en el infierno terrenal.

Capitulo 3
Ya era 9 de abril de 1870, un gran baile se había organizado en honor al príncipe. Las mas bellas doncellas acudían a celebrar al joven apuesto, sin embargo el se sentía desesperado porque el anochecer cayera. La curiosidad era más grande que el temor que sentía.
La luna se había puesto, como se suponía estaba llena brillando con todo su resplandor. Faltaban tan solo 30 minutos para que las doce campanadas sonaran, entonces Alexander salió del salón principal y se fue al jardín, ahí estuvo caminando y caminando. Tras largo rato encontró una habitación que nunca había visto, entro en ella y un piano muy antiguo lucia hermoso, como llamándolo, como seduciéndole a entonar algunas notas.
Entonces se sentó en la delicada silla de madera fina y comenzó a tocar, los acordes eran perfectos, era la primera vez que tocaba un instrumento y su melodía era angelical, al parecer esos eran los dones que su madre le mencionaba en aquella carta.
Las 12 campanadas comenzaron, Alex seducido por la música de aquel piano no se dio cuenta, la luna se puso por la ventana y cuando la ultima campanada rezumbó.
Alexander miro la luna y cayo como muerto. Luego de unos minutos despertó y se sentía diferente, se levanto tan rápido como pudo y se miro en un espejo que ahí se encontraba, su piel era clara pero ahora lo era mas casi como el color de su camisa, unos afilados colmillos y un deseo incontrolable, una sed insaciables.

4 comentarios:

  1. Muy bien, cada vez me gusta mas esta pequeña novela tuya, Ale abra algún personaje con el que me pueda identificar?? ...buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. claro Marduk, de hecho creo que serias Alexander.

    ResponderEliminar